Los Rostros de AlVelAl: Tamás Turcsán

El deseo de este emprendedor es crear un impacto positivo en el planeta a través de su producto regenerativo

Este joven procedente de Hungría está especializado en el marketing y negocios, esa área es la que le ha tenido ocupado gran parte de su vida y lo que le ha hecho vivir en países como Inglaterra o China, aunque ahora su personalidad emprendedora le está llevando a experimentar con algunos productos desde hace algunos años, ....”Haber vivido en grandes ciudades me hizo darme cuenta de la importancia de la salud y del trabajo significativo. Fue un gran cambio en mi carrera cuando decidí que quería tener un impacto positivo a través de la alimentación y la agricultura. A lo largo de los años he experimentado con diferentes productos, pero todos con la misma intención, conectar a los ciudadanos de las urbes con la misión de regenerar el planeta”, comenta Tamás.

Conoce AlVelAl desde su creación, viviendo en China trabajó para John Di Liu, embajador del movimiento de restauración de ecosistemas de la fundación Commonland, y a través de este conectó con Willem Ferwerda, cofundador de la fundación Commonland, entidad que promueve los 4 retornos (retorno de la inspiración, retorno del capital social, retorno del capital natural y retorno del capital financiero) y que apoya a AlVelAl desde sus inicios. “Yo conocí a AlVelAl desde el primer año y veo que inspira mucho y se han creado muchos proyectos, AlVelAl es como un nido para reconectar a diferentes personas del territorio y comenzar nuevos proyectos que tengan un impacto positivo para el suelo y la vida del territorio“, dice Turcsán, que ve a la asociación como un modelo a seguir para futuras iniciativas.

Desde que entró al territorio AlVelAl, tras asistir al Regeneration festival, quedó inspirado por el movimiento regenerativo del sureste y decidió crear un producto 100% regenerativo, una crema de almendras blanqueadas y tostadas, trituradas en un molinillo de piedra con miel, sal y aceites de semillas, “la intención es que la clientela pruebe un producto de gran calidad y una vez que les guste, se pregunten de dónde procede y entiendan, de esta manera, el concepto de agricultura regenerativa“, comenta Tamás, que apuesta por un producto que nos regenere por dentro como humanidad, para poder así regenerar la tierra.

Su proyecto para la elaboración de crema de almendras denominada Magosero, fue uno de los proyectos que ganaron el I Fondo Ideas que lanza AlVelAl, fondos que ofrece la asociación con el objetivo de dotar de una cuantía a emprendedores que estén interesados en poner en marcha un caso de negocio innovador basado en la restauración del paisaje y los cuatro retornos. “Fue de gran ayuda obtener el Fondo Ideas, mi proyecto quedó clasificado como uno de los 3 mejores, hago un producto de alta calidad y 100% regenerativo que espero que, paso a paso, tome su lugar en el mercado“, dice Tamás, que piensa que contar a la clientela la historia que hay detrás de los productos regenerativos es la clave para comercializarlos adecuadamente.


“Yo no conozco otra iniciativa con esta visión tan grande y que funcione tan bien y con tantos resultados tan positivos, AlVelAl es un modelo para restaurar y regenerar la vida con una verdadera intención” señala el Húngaro, que cree que en el futuro la asociación será un referente en cuanto a todo el tema de la restauración y regeneración del entorno.

Entradas destacadas