Los Rostros de AlVelAl: Andrea Guevara

Arquitecta con vena de artista llena de motivación para volcar sus conocimientos hacia un desarrollo positivo de su entorno

Andrea tiene sus raíces en la localidad de Macael, habiendo residido también en las ciudades de Almería y Granada, en esta última es donde habita actualmente y en la que realizó sus estudios en arquitectura técnica y el grado de ingeniería de edificación. Algo antes de terminar la doble titulación, se embarcó en un viaje a Marruecos que, en cierta forma, reformularía su visión y reforzaría su implicación medioambiental.

En su viaje por el país vecino pudo vivenciar ciertos desastres ambientales de primera mano, “lo que me impactó de marruecos es ver las montañas y su naturaleza llenas de basura, con unas nubes toxicas que ocupaban todo el cielo”, cuenta Andrea de la experiencia que le hizo ser aún más consciente y profundizar en las malas prácticas en cuanto a la gestión de los residuos, de los recursos de la tierra, y el medioambiente. Tras esa “explosión mental me di cuenta que quería dedicar mi vida a algo útil que realmente valiese la pena hacer, mejorar la situación dentro de mis capacidades y que estuviese en conexión con la naturaleza sobre todo”, señala Guevara, actitud que le llevó a trabajar en el PITA (Parque Científico-Tecnológico de Almería) con la empresa SOLAEN (Soluciones Agroindustriales y Energéticas), siendo también premiada a nivel nacional por la escuela de organización industrial, con un proyecto que abarca la gestión de recursos en los invernaderos, pensando en la recuperación de biomasa que se desaprovecha en estos cultivos. Después de este trabajo pasó un periodo de autónoma, dedicándole más tiempo a algunas de sus inquietudes, como son el cante, la música o la fotografía, compaginados con trabajos de proyectos vinculados con sus estudios, “quería trabajar en algo en lo que realmente me apeteciese y profundizar en aquello en lo que realmente quería profundizar”, señala la almeriense, que también tuvo tiempo en ese periodo de especializarse en energías renovables. Conoció a AlVelAl a través de Belén, que formaba parte del equipo de la asociación en aquel momento, y ésta le comentó acerca de la filosofía del proyecto, asegurándole que estaba muy en su línea de trabajo y pensamiento, además de animarle a presentarse a una oferta de empleo que la asociación tenía abierta. Dicha oferta no pasó a cubrirse, pero Frank, miembro del equipo de AlVelAl y gerente de La Almendrehesa S.L., vio un gran perfil en ella y le propuso trabajar con él en la empresa dedicada a la comercialización de almendras y otros productos ecológicos con unos valores de agricultura que promueven la calidad y la sostenibilidad.


“Después de pensar que quería hacer realmente, decidí entrar en Laa Almendrehesa y que lo que me apetecía realmente en ese momento era aportar a mi tierra” señala la macaelera, que se muestra muy agradecida por formar parte de La Almendrehesa, añadiendo que “ahora estoy más enfocada en la comunicación y el marketing, en conexión comercial con tiendas y en ventas. Me veo más en un papel de comunicadora, encajo mejor en este perfil, este es un proyecto muy potente que poca gente conoce y precisamente necesita esa comunicación y conexión con empresas y personas”. Para Andrea, AlVelAl representa una plataforma necesaria para realizar la transición entre la no conciencia y la conciencia, en cuanto a la relación con el medioambiente se refiere, ofreciendo herramientas para lograr ese despertar de la conciencia, “hacer esa transformación con asesoramiento y con formaciones que te ayuden es necesario, porque aunque tengas la intención si no tienes ese apoyo es muy difícil”. Esta socia confiesa que siempre le gusta ayudar a su abuelo en las labores del campo allí en Macael, proponiéndole aplicar prácticas más regenerativas en su cultivo de carácter tradicional, incorporando de esta manera nuevos métodos de agricultura.


Debido a todos los estudios e investigaciones que realiza AlVelAl y a los talleres formativos que ofrece, Andrea ve a la asociación en un futuro especializándose más en el tema formativo, “lo veo como una herramienta de transición, como una institución formativa que ayuda a plantar semillitas, siendo unfoco de información y consulta, debido a toda la experiencia e información que tendrá con el paso de los años” apunta la almeriense, que ve a AlVelAl como un referente primordial en lo que a cuestiones regenerativas y de restauración del ecosistema se refiere.


Entradas destacadas