Los agricultores conocen resultados provisionales del Grupo Operativo 4 Retornos

December 26, 2019

Este proyecto de implementación se centra en el manejo del suelo en cultivos leñosos

 

La primera jornada de transferencia del conocimiento de AlVelAl ha proporcionado a los agricultores los resultados provisionales del Grupo Operativo 4 Retornos, correspondientes al primer año de vida de este proyecto.

 

Una jornada celebrada en la sede de Crisara, perteneciente al Grupo Operativo 4 Retornos que lidera AlVelAl junto a Ceia3, La Almendrehesa y la Cooperativa Nuestra Señora de la Soledad-FRUSEAL; y que cuenta con la colaboración de Fundación Commonland y La Sabina Milenaria.

 

El Grupo Operativo 4 Retornos, con una duración de dos años, tiene como objetivo la innovación, cooperación y desarrollo de una base de conocimiento entre las comunidades científicas y las zonas rurales; a través de la implementación de técnicas regenerativas en suelos de las comarcas del Altiplano de Granada, Los Vélez, Alto Almanzora y Guadix.  Reforzando los lazos entre la agricultura, la producción de alimentos y la investigación e innovación; y fomentando el aprendizaje y formación del sector agrario.

 

Todo ello con unos objetivos muy específicos como la mejora de los resultados económicos de las explotaciones de almendra, el fomento de la innovación, cooperación y desarrollo de conocimiento así como las sinergias entre los distintos actores, la creación de redes de productores de almendras y otros relacionados con el sector para mejorar la competitividad, la restauración preservación mejora de la biodiversidad y el paisaje, la mejora en la eficiencia de los recursos como el agua, la gestión del suelo y los desechos de subproductos; la mejora de la captura de carbono del sector agrícola y el desarrollo de nuevas oportunidades.

 

Un grupo operativo presentado por su coordinadora, Elvira Marín; y del que Cristóbal Aránega, gerente de Crisara ha destacado su importancia “Creo que era fundamental demostrar que lo que estábamos proponiendo desde AlVelAl, otra forma de hacer las cosas, podría ser más o menos cierto. La filosofía, si no está acompañada por una base técnica o científica que lo demuestre, puede crear reticencias. No podemos decir que es necesario, tenemos que decir cómo, con qué herramientas, y cuáles son los resultados; es lo que nos diferencia del resto”. Todo “Para llevar a cabo una transformación como la que representa AlVelAl, a 20 años vista, con prácticas regenerativas, medioambientales; donde ese movimiento social tiene que ir acompañado de este conocimiento”.

 

Una investigación que no hubiera sido posible sin la participación de los 27 agricultores participantes en 27 fincas y 15 municipios del territorio AlVelAl; han destacado Elvira Marín y Miguel Ángel Gómez, director técnico del GO 4 Retornos.

 

Antecedentes

Durante su exposición, Miguel Ángel Gómez ha contextualizado, que concentramos la mayor superficie de almendro de secano, con 50.000 hectáreas en ecológico. “Esto tiene las limitaciones que algunas veces hablamos, las bajas precipitaciones que tenemos, lo torrenciales y mal distribuidas en el tiempo; y las altas temperaturas. Lo que hace que haya una escasez de agua y lo denominemos un secano rabioso, como dice Cristóbal”, ha destacado Gómez.

 

Circunstancia que presentan consecuencias como el poco potencial de crecimiento vegetativo y la falta de incorporación de materia orgánica en el suelo. “Eso hace que las fincas de nuestro territorio parezcan desiertos de almendro porque están, completamente, desprovistas de vegetación.”, ha resaltado Miguel Ángel, “El futuro y banco más importante que tiene un agricultor es el suelo, si pierde su suelo lo pierde todo”. Una lluvia torrencial que tampoco se aprovecha en muchas situaciones porque la falta de estructura del suelo reduce la capacidad de infiltración. “La cubierta vegetal tiene esa capacidad de infiltrar el agua de lluvia como indican los sensores colocados en finca”.

 

Gómez ha explicado que se estaban haciendo prácticas completamente inadecuadas por cultura, y el Grupo Operativo 4 Retornos tiene el objetivo de formar y acompañar a los agricultores en un nuevo manejo que reduzca la erosión, retenga el   suelo e incorpore materia orgánica para mejorar su fertilidad y productividad.

 

Poniendo su propia finca de ejemplo, cuando era gestionada por su padre hace ya más de 10 años y en la que actualmente llevan 6 años implementando estas técnicas regenerativas de suelo “Mi suelo en 25 años no había recibido nada de materia orgánica, al comenzar era el que menos materia orgánica tenía, pero seis meses después de aportar estiércol en algunas calles frente al laboreo, una fracción de la microbiota del suelo aumentó hasta en un 50 por ciento”.

 

Técnicas implementadas

Estiércol de oveja, compost, cubiertas vegetales, abonos verdes, pellet y picado de restos de poda; son las técnicas implementadas en este proyecto. Técnicas que se están comparando con el laboreo convencional.

 

También la aplicación de purines y la integración del ganado, esta última en menor medida ya que sólo hay dos agricultores que cuentan con este, una circunstancia, que señala Gómez “Tenemos que fomentar la integración de la agricultura y la ganadería, la agricultura no puede ir por un lado y la ganadería por otro; la materia orgánica, a excepción de los abonos verdes y cubierta vegetal, fundamentalmente salen del ganado. Además de otros beneficios que aporta y que veremos con los resultados”.

 

Durante el primer año del Grupo Operativo 4 Retornos se han visitado las fincas participantes y se ha visto la biomasa producida en el caso de aquellas que han implementado cubiertas vegetales o abonos verdes. Y ya se han realizado los muestreos tras el primer año para ver los resultados de cada uno de los tratamientos realizados. Muestreos cuyos resultados se conocerán en una futura jornada de transferencia.

 

Resultados

Los resultados de los análisis físico-químicos y microbiológicos presentados en esta jornada de transferencia del conocimiento corresponden al muestreo inicial, realizado en todas y cada una de las fincas participantes antes de comenzar a implementar estas técnicas regenerativas de suelo.

 

Fincas con una historia distinta ya que cada una realizaba un manejo agrícola previo a este proyecto de implementación; lo que hace que haya fincas con menos de un uno por ciento de materia orgánica, estando en una situación crítica y requiriendo más acciones de mejora por estar raquítico.

 

Entre los parámetros evaluados, encontramos la materia orgánica, el nitrógeno, fósforo y potasio presentes en los suelos. En líneas generales no hay ningún suelo que en su fase inicial del proyecto llegue a los mínimos de fósforo recomendado, 45ppm lo mismo que ocurre con el nitrógeno, haciendo fincas que no llegan al 0,1% recomendado.

 

En este sentido, Miguel Ángel Gómez ha explicado que “La materia orgánica lo que hace es mejorar la estructura del suelo y aportar nutrientes. Los microorganismos lo que hacen es solubilizar los nutrientes 

 

Un ejemplo de esta vida de los suelos son las más de 300.000 colonias de hongos por gramo de suelo presentes en el suelo de este proyecto con más vida y las 48.000 colonias por gramo de suelo en el que menos; hongos que favorecen al crecimiento de las plantas entre otros beneficios.  Pero también con las bacterias, los nematodos, un bioindicador de la salud del suelo y muy vulnerables de las actuaciones que se hacen; o las micorrizas. “Todos y cada uno de los suelos del territorio tienen micorrizas, vesícula arbusculares, típicas en el territorio, no en el mismo porcentaje. Hongos que entran en simbiosis con la planta, haciendo un parasitismo a la raíz, una red de raíces que facilitan la exploración de más superficie de suelo realizando su función”, explica Gómez; y de los que quedaría estudiar la función que hace en las raíces del almendro. De la misma manera pasa con el Rhizobium, una bacteria que entra en contacto con la raíz de las leguminosas ayudando a fijar el nitrógeno atmosférico; y que también está presente en los suelos del territorio.

 

Gómez remarca que “Los suelos no están muertos, sólo que están faltos de nutrientes.”

 

Entre los resultados, se está viendo que aquellas fincas en los que se ha establecido una siembra de abono verde, han visto como se ha producido biomasa; con una producción mínima de 730 kilos de materia seca por hectárea en la finca en la que menos se ha producido y 8.000 kilos por hectárea en la finca en la que más.  Dicha biomasa fue incorporada al suelo.

 

La humedad del suelo, también importante en cultivos de secano como los presentes en el territorio AlVelAl es fundamental; es por ello que también se ha monitorizado la humedad que mantiene la cubierta vegetal tras la lluvia. Y es que, esta técnica permite frenar la erosión por la lluvia torrencial, especialmente en pendientes donde se pierde el suelo; pero también incrementar la capacidad de infiltración del suelo e incrementándose la humedad entre 25 y 45 centímetros de suelo desde que empieza a caer la lluvia.

 

Una cubierta vegetal que es fundamental saber manejar y gestionar para que no afecte a la producción del cultivo.

 

Cabe destacar que estos resultados son los primeros de un proyecto de dos años y con el que se espera hacer hasta dos analíticas más para conocer los beneficios e inconvenientes de estas técnicas que aportan materia orgánica, mejorando la composición en nutrientes del suelo, su estructura y fertilidad.

 

 “Técnicas de un manejo agrícola que apuestan por algo más que por la producción, apuesta por la vida de los suelos y el ahorro. Habrá que ver el ratio entre el consumo de diésel y número de hectáreas entre manejos de cubierta y laboreo. La primera ganancia en agricultura comienza en el ahorro; y mejora